Un repaso por los mejores espectáculos del 2014

LAS PROPUESTAS TEATRALES QUE NOS HA DEJADO EL 2014


Hacemos un repaso por las propuestas teatrales que más nos han hecho disfrutar este año. Un recorrido por dramas, comedias y musicales de matrícula de honor que nos dejado este 2014. | Por Cristina Hernández.

España es el país que mantiene el IVA cultural más alto de toda Europa, una absoluta vergüenza.  La cultura es peligrosa, nos hace libres. A pesar de las trabas y de las malas noticias que este año han motivado a cerrar grandes teatros y pequeños espacios alternativos, la cartelera teatral nos ha dejado una amplia oferta de trabajos que han contribuido a destacar que el teatro sigue siendo una de las grandes artes que juega a experimentar para hacer disfrutar al espectador de una experiencia irrepetible.

Dramas, comedias y mucho musical se han convertido en los pilares de la oferta de este año, un tridente de emociones que recogemos en esta pequeña selección. Adaptaciones de cine, nuevas temporadas de montajes cuyo éxito es de lo más merecido, fiestas de la carcajada, atmósferas teñidas de negro, visceralidad escénica, innovación y sencillez son los elementos que destacan en este listado, de nuestras propuestas teatrales favoritas del 2014. ¡Larga vida al teatro!  



MUSICAL

1. THE HOLE 2
La vida es a la vez amarga y divertida, tiene cosas buenas y cosas malas, y esto es lo que se puede sustraer al ver “The Hole”. No hay que quejarse ni conformarse, porque recordad: “para salir del agujero hay que estar en el agujero”. Víctor Conde e Iñali Fernández le dan una vuelta de tuerca a la exitosa propuesta que estrenaron hace dos años. El Teatro La Latina se conviertió en el escenario de este show descarado, atrevido, impresionante e imprescindible de disfrutar. Repitiendo Álex O’Dogherty como maestro de ceremonias, “The Hole 2” se trata de un homenaje a la revista, el género musical más exitoso de la España de los 70.

Actualmente de gira por España con ambos espectáculos, este music hole ocupa nuestro puesto número uno por la completa carta de emociones que hace disfrutar. Una fiesta por todo lo alto que vuelve hasta el próximo 18 de enero a Madrid con la CARPA THE HOLE, un regreso del primer agujero con un ambiente muy circense que es una propuesta repetiblemente recomendable.

2. 50 SOMBRAS, EL MUSICAL
Guarradas por doquier y diversión por doquiar en “50 Sombras, El musical”, el espectáculo que adapta la novela erótica que ocasionó el big bang vaginal en las mujeres de todo el mundo, es una recomendable apuesta teatral con la que divertirse disfrutando de las artes amatorias de Christian Grey en el Teatro Nuevo Apolo. Superando mucho las expectativas que teníamos con esta producción, la adaptación de Jesús Sanz-Sebastián de uno de los últimos fenómenos musicales de Brodway es una apuesta teatral realmente sobresaliente. 
El fuerte reclamo del título no es más que un complemento ante el derroche de talento y excepcional conjunto con el que los espectadores revivirán todas las sensaciones, pensamientos y esa pasión desenfrenada de Anna y Christian a través de una puesta en escena inteligente basada en el minimalismo y la sencillez para hacer del talento de su reparto el foco y fuerte de esta, insisto, fantástica propuesta teatral. Sin nada que envidiar al exitoso montaje original de Brodway, este musical es un MUSICAL en el que todos cantan y actúan, algo que suele olvidarse en muchas ocasiones, y en el que el cante, el baile, el cuero y el poco decoro dan forma a este fenómeno escénico con cuya entrada Grey promete hacerte una guarrada. Sensacional adaptación y divertidísima visión de un Christian Grey machito ibérico version. ¡Prorrogado!

3. PEGADOS – MIERDA DE ARTISTA

No podíamos elegir uno. Los dos musicales creados por Ferrán González y Joan Miquel Pérez comparten tercer puesto. Si el nuevo paso por Madrid de “Pegados”, estrenado en 2011, nos hizo reír de manera incontrolable con esa premisa de dos desconocidos, un subidón hormonal y la sala de espera de un hospital, lo de “Mierda de artista” ya fue demasié de agujetas abdominales. Su estreno en los Teatros del Canal se convierte en uno de los espectáculos musicales que más risas nos ha proporcionado este año. La vida y obra de Piero Manzoni, uno de los artistas conceptuales más controvertidos e irreverentes del siglo XX es el eje de esta comedia, una crítica radical a la valoración de las obras. Actualmente en cartel en Barcelona.

4. NOC, UN AUTÉNTICO VODEVIL
Terciopelo, plumas y lentejuelas acogieron la segunda temporada de “NOC, un auténtico vodevil ” de los hermanos Quintana. El Teatro del Arte se convirtió en el escenario de esta vistoso y dinámico espectáculo, en el que talento, música, teatro y show cabalgaban de la mano para hacer inevitable atravesar las puertas del maravilloso mundo de NOC hacia la cruda realidad sin una sonrisa en la boca y llevarse en el bolsillo un cúmulo de instantes de esos que te la devuelven en los momentos de flaqueza. Una obra de cinco estrellas para disfrutar, dejarse llevar y sumergirse en “NOC, un auténtico vodevil”, una de las propuestas que no podíamos dejar fuera de esta lista. 


5. LA CENA DE LOS MALDITOS
Dentro de nuestros favoritos está  este descabellado y pintoresco espectáculos, esta ceremonia maldita desbordante de originalidad, lujuria y talento con la que abrió de nuevo sus puertas el Teatro Bodevil. Un espectáculo innovador, creativo y muy emocionante, recomendable para cualquiera al que le guste disfrutar de una buena cena, actuaciones y música en vivo. Si de algo no cabe duda es de que “La cena de los malditos” rompe todos los límites y…¡por eso nos encantó!
6. PRISCILLA, REINA DEL DESIERTO
La llegada “Priscila, reina del desierto” es uno de los grandes estrenos de la temporada. Un excepcional musical que narra las divertidas experiencias de tres amigos que recorren el desierto australiano a bordo de un desvencijado autobús, el que da nombre al musical, representando su atrevido espectáculo drag en un viaje en búsqueda del amor y de la amistad. Con los mayores éxitos de la música disco, su banda sonora y coreografías convierten Priscilla en el musical “feelgood” por excelencia, una producción que podemos ver en nuestro país en el Nuevo Teatro Alcalá.


COMEDIA

1. AMOR
Nuestra primera visita a la SALA TÚ vino de la mano de esta maravillosa pieza. “AMOR”, una propuesta teatral dirigida por Jorge Naranjo y protagonizada por Rikar Gil, Fernando Ramallo, Beatriz Arjona y Esther Rivas, nos hizo disfrutar desde el minuto uno y hasta el final a lo largo de los cuatro actos que estructuraban el sencillo, a la par que inteligente, texto de esta brillante obra. Un canto al amor entre cajas entretenido, simpático y tierno cuyo mayor gusto era sentir la visceralidad de las interpretaciones, cargadas de fuerza, de fragilidad y de amor con las que cuentan la historia de los cuatro personajes de este enredo de historias. Desde un tiempo pasado a un presente, el amor evoluciona con el público como testigo cercano y partícipe en ocasiones de este juego teatral con situaciones en las que es fácil sentirse identificado. Puede que a veces el amor sea para toda la vida o puede que no, pero que es el amor, sino Champín para dos. 
2. AMORES MINÚSCULOS
El cómic que supuso el debut en solitario de Alfonso Casas da el salto a los escenarios de la mano de Iñaki Nieto en la independiente sala Nave 73. “Amores minúsculos” es un homenaje a todas aquellas pequeñas historias de amor que llenan poco a poco nuestras vidas aunque por una razón u otra no llegan a ser el definitivo. Una pieza más que recomendable, de las que dejan con un buen sabor de boca, de esas cuya propia sencillez las hace magníficas y que nos recuerdan que la vida es cómo la vivimos y no cómo nos la pintan. Porque en las más pequeñas historias también se viven grandes momentos y porque los más grandes amores empezaron siendo… amores minúsculos.

3. YO SOY, de Álvaro Carmona

Aunque actualmente Álvaro Carmona anda realizando un nuevo espectáculo – porque está visto que el chico no puede dejar la mente quieta- , destacamos en esta lista “YoSoY” porque su originalidad nos fascina. Diferente, sencillo, guapo e impredecible, así aseguramos que es el cómico sevillano, aunque parece que el mismo se hace un lío con su propia identidad, por ello el ingenio del tiburón Álvaro Carmona se encargaba de divertirnos con sus ecuaciones, dibujos, canciones y demás creaciones en un espectáculo donde la sonrisa estaba obligada a quedarse hasta el punto final.
4. BERTO ROMERO SIGUE CON NOSOTROS
Siendo uno de los últimos estrenos del año, “Berto Romero sigue con nosotros” tenía que entrar en este top debido al buen rollo que nos provoca.  Y es que, si sin articular palabra consigue sacarte mil y una carcajadas, cuando abre la boca origina un tsumani risas incontrolable. Bertico, que es absolutamente bonico,  hace de su crisis de los cuarenta, de sus traumas y de sus anécdotas familiares el inconexo guion de un monólogo divertidamente rocambolesco. 
5. SIDNEY
Esta comedia dramática sobre los prejuicios, la familia y sobre el verdadero amor nos encantó. Altibajos Teatrales produce esta propuesta teatral, una obra que inevitablemente nos recuerda a “Adivina quién viene a cenar esta noche”, de Stanley Kramer, pero que cambia a Sidney Poitier por otro Sidney (¿casualidad?) y con esto, el racismo por la homofobia. Sin embargo, por ambos caminos llegamos realmente a un mismo tema: los prejuicios, los falsos valores liberales que quedan al descubierto cuando las apariencias se ven comprometidas, y por otro lado, el amor, la familia y las sorpresas. Una original aunque sencilla escenografía diseñada por la misma escritora, directora y actriz de la obra, Fedra Marcús, cuya maravillosa interpretación pone la guinda a esta excelente paso hacia la igualdad que supone “Sidney”. 

6. MALDITO NARANJITO- ESPINETE NO EXISTE

Aldan Company firma ambas producciones. El éxito de los textos de “Maldito Naranjito” – cuya temporada final ya concluyó hace unos meses- y “Espinete no existe” – actualmente en cartel la 9ª temporada en el Pequeño Teatro Gran Vía- hace inevitable no señalarlas, ya no sólo por su éxito, sino por lo mucho que nos ha hecho reír en las diferentes ocasiones que las hemos visto. 


DRAMA

1. UN TROZO INVISIBLE DE ESTE MUNDO (Nueva temporada)
Tras representarse por diferentes puntos de la geografía española, “Un trozo invisible de este mundo” volvió a verse en Madrid, una nueva oportunidad que nos hizo disfrutar de este inteligente texto, dramático e irónico a la par protagonizado por Juan Diego Botto y Astrid Jones. Ironía y humor se entremezclan con la crudeza y el drama de las historias que nos transfieren los dos animales escénicos que trabajan, tan sobresalientes que llegan incluso a dejarnos sin respiración. La soledad, la necesidad de vivir en sociedad, la lucha por mantenerse a flote, la pérdida y curar las heridas guionizan los monólogos que logran conmocionar de una manera inolvidable. Magistral.

2. LA VENUS DE LAS PIELES

Clara Lago y Diego Martín protagonizaron una versión de ‘La Venus de las pieles’ de Daves Ives, bajo la dirección de David Serrano. Un montaje que trajo a España el más afamado texto de Brodway de los últimos tiempos. Una propuesta sensual, sofisticada e impregnada de suspense, donde Diego del Pino es un joven y ambicioso dramaturgo desesperado por encontrar a la actriz ideal para protagonizar su primera obra como director: una adaptación de “La Venus de las pieles”, famosa novela de temática sadomasoquista. Un juego intenso, ingenioso, excéntrico y provocador sustentado fantásticamente por sus actores. Aún seguiría aplaudiendo. Bravo.

3. LLUVIA CONSTANTE

La sala verde de los Teatros del Canal se convirtió en el escenario de “Lluvia constante”, uno de los montajes más destacados del último tramo del año. Dirigida por David Serrano, Roberto Álamo y Sergio Peris-Mencheta protagonizan uno de los últimos éxitos no musicales de Brodway. Una historia sobre la lealtad de dos amigos que hablan continuamente de la amistad que los une y los define. Una amistad como tantas otras a la que un día le toca atravesar una situación extraordinaria. Soberbia e intensa propuesta que nos regala una entrega visceral de sus dos actores, dos bestias escénicas ante un textazo de un dolor conmovedor. Sin duda, uno de las mejores obras del año.

4. EN EL ESTANQUE DORADO

Juntos por primera vez sobre un escenario, Lola Herrera y Héctor Alterio protagonizan ‘En el estanque dorado’, la adaptación teatral en nuestro idioma de un texto que ya es un clásico dentro del teatro contemporáneo. Dirigida por Magüi Mira, esta propuesta teatral es un verdadero disfrute para el público que acude a verla. Con Lola Herrera y Héctor Alterio, la emoción está servida. La lágrima y la risa. La belleza incontestable de dos grandes por primera vez juntos en las tablas de los teatros de España. Actualmente de gira. Una verdadera delicia.

5. LAS DOS BANDOLERAS

El verso de Lope es maravilloso. La adaptación de “Las dos bandoleras” de Lope de Vega dirigida por Carme Portaceli y protagonizada por Helio Pedregal, Carmen Ruíz y Macarena Gómez trajo de vuelta a la actualidad la magia de este clásico. Un texto que rinde homenaje a las mujeres de la obra del autor original de la pieza y por extensión a todas la heroínas que hacen valer su fuerza e inteligencia en tiempos de adversidad resultando por ello un retrato del fenómeno del ‘bandolerismo’, entendido como fenómeno sociológico universal frente a la pobreza y a la injusticia a través del inmortal poder del verso de Lope. En definitiva, la magia del teatro en verso es algo inmutable al paso del tiempo. Esta propuesta es una absoluta delicia, reivindicadora, valiente, mordaz…  Un gran montaje con dos elementos que lo hacen maravilloso: un señor textazo y unos enormes actores.

6. EL COJO DE INHISMAAN
A principios de año se estreno una nueva temporada de esta fabulosa propuesta teatral dirigida por Gerardo Vega. Bajo forma de comedia negra, esta pieza cargada de talento y calidad protagonizada por Terele Pávez y Marisa Paredes es un complejo paisaje humano en el que da una extraordinaria vuelta de tuerca a los estereotipos irlandeses, reconocibles, violentos y llenos de provocación y de misterio. Una visita al teatro que nos hizo disfrutar de un texto inteligente y de actores excepcionales.

Anuncios
Un repaso por los mejores espectáculos del 2014

Crítica de "La cena de los malditos", dirigida por Marta Gutiérrez

LA CENA DE LOS MALDITOS: UN ROCAMBOLESCO DINNER-SHOW

El Teatro Bo·Devil reabre sus puertas para traernos el que será el más descabellado y pintoresco de sus espectáculos: una ceremonia maldita desbordante de originalidad, lujuria y talento. | Por Diana Payar.
¿Puedes sentirte vivo cuando has muerto? ¿Existe el amor y la belleza después de la muerte? ¿Se puede saborear, cantar o bailar después de morir? Durante una noche, la respuesta a estas preguntas es afirmativa gracias al dinner-show más rocambolesco de Madrid. Y es que, el sólo hecho de entrar en este teatro tan pintoresco supone, en primer lugar, despojarse de los prejuicios. La sensualidad, el erotismo, la inmoralidad y el disparate en su mayor esplendor se respiran por cada centímetro de la sala. En segundo lugar, es un contrato ya firmado despertar los cinco sentidos de un largo letargo antes de tomar asiento.
El espectáculo zombie, capaz de reinventarse cada noche con números distintos, trae consigo una trama singular y las sensacionales actuaciones de una sala de variedades que se precie.

Si algo no falta cada noche en el Teatro Bo·Devil son las sorpresas: como la canción interpretada por Adam Jezierski, que aún teñida de comicidad, nos dejó a todos pletóricos; el romántico Gabriel, Sara y su torrente de voz; las siamesas capaces de estirarse como goma de mascar, el gimnasta que hace cosas que no creías posibles para el cuerpo humano, los actores y camareros con habilidades muy poco habituales, los acróbatas sobrevolando la platea, etc hacen de “La cena de los malditos” un espectáculo que despierta las emociones y las lleva a su extremo más demente y oscuro.
Y por supuesto, no nos olvidemos de Madamme Dissolue, magnífica. Beatriz Ros interpreta a la maestra de ceremonias del teatro. Sin duda un acierto, por su excelente actuación, su fuerza y su capacidad de improvisación. Además, los amantes de la buena música, no podrán evitar salir fascinados tras disfrutar de la banda en vivo colocada sobre el escenario, que adereza cada segundo de la obra.
Pero la guinda que hace que este incesante conglomerado de emociones llegue a su clímax se coloca sobre las ocho exquisiteces del chef Carlos Aceves. Una serie de platos que van desfilando a medida que avanza la obra, y que llevarían al mismísimo paraíso a cualquier paladar.
Un espectáculo innovador, creativo y muy emocionante, recomendable para cualquiera al que le guste disfrutar de una buena cena, actuaciones y música en vivo. Si de algo no cabe duda es de que “La cena de los malditos” rompe todos los límites y…¡por eso nos encanta!
:: “La Cena de los Malditos”, dirigida por Marta Gutiérrez, se representa en el Teatro Bodevil (C/General Orgaz,17. Metro: Estrecho), de miércoles a sábado a las 21:30. Precio: 15€ (Entrada Show Experience: espectáculo + copa), 45€ (Entrada Dinner Experience: cena + espectáculo) o 52,50€ (Entrada Night Experience: cena + espectáculo + copa) . Más información: www.teatrobodevil.es

:: Artículos relacionados: “La cena de los malditos” reabre el Teatro Bo·Devil | Entrevista a Angy Fernández | Entrevista a Adam Jezierski
Crítica de "La cena de los malditos", dirigida por Marta Gutiérrez

Cita con… Angy

“EN LA TELE SOY YO MISMA. NO HAGO UN PAPEL, Y AHÍ SÍ QUE ME LA JUEGO”

Entre los malditos, y tras disfrutar de su torrente de voz, charlamos con Angy Fernández, el personaje más “puro” del Teatro Bo.Devil. | Por Diana Payar y Raquel Jaro.

Después de verla en “Pequeños Gigantes”, la ex-concursante y ganadora de “Tu cara me suena” no nos deja indiferentes. Esta vez se convierte en Sara, una comensal más de esta cena con los malditos. Lo que no sabe en un principio, es que nunca saldrá de ella. Como una pequeña similitud con su vida, casi sin proponérselo, destacará más que cualquier otro en el show, pasando a ser una de las atracciones principales del espectáculo.

¿De qué es testigo el espectador cuando ve “La cena de los malditos”?

La verdad es que yo creo que es bastante entretenido, porque a parte de música en directo, que eso se agradece siempre la verdad y el sitio, que es espectacular. Yo cuando lo vi la primera vez me encantó, dije “no es un teatro al uso, de estar sentado y súper callado”. Lo bueno es que como tienes cena y es un sitio grande, puedes estar un poco a tu bola. Pero la verdad que yo creo que más que estar a tu bola, vas a estar atento sobre todo a los acróbatas, que son una pasada. Yo cada vez que los veo ensayar alucino, lo hacen increíble. Luego los camareros, que son la risa. Los bailes, muy entretenidos; las canciones, que la gente las va a conocer, y eso también ayuda, yo creo. Y bueno…luego ya nosotros somos parte de la historia, que llevamos un poco el hilo conductor; aunque realmente yo no lo llevo, lo lleva la madame, que tiene un papelazo y nos va a entretener a todos mucho.

¿Cómo definirías a tu personaje?

El personaje que tengo se basa mucho en mí. Yo me acuerdo cuando leí el guión que había un par de cosas que ponía “soy cantante, soy famosa” y dije “¡quitad esto por favor!” (ríe). Teóricamente yo vengo a ver la cena, me apetece y porque me han hablado muy bien del espectáculo, entonces, a partir de ahí se va a ir introduciendo Gabriel en mi historia, que es el que esta aquí más maldito. Empieza a cantar y yo me voy encandilando de él, hay una chispa ahí, hay algo, hay un pasado, es como una reencarnación, es un poco así como siniestro. Lo mío: vengo a ver la cena y voy evolucionando más y más, me voy introduciendo en lo maldito sin llegar a ser maldita, o sí, ¿quién sabe?.

Hablando de malditos y maldiciones…si estuvieras condenada a hacer una sola cosa durante el resto de tu vida, ¿cuál sería?
Estar encima de un escenario.

¿Cantando o actuando?

¡Las dos cosas! (ríe a carcajadas). Joe, es que es muy difícil elegir. Si puedo quedarme con las dos cosas…musicales, por ejemplo. Me quedaría con las dos, las dos cosas me gustan, me pasaría mi vida haciendo musicales.

¿Desde cuándo cantas?
¿En mi vida? Pues ahora mismo es que no canto mucho. Bueno, aquí sí (ríe). Desde hace tiempo no canto mis canciones. Más lo que me dan, o programas y eso, pero bueno.
¿Qué tal tu reencuentro con Adam después de tanto tiempo desde el final de FoQ?
¡Ah, muy bueno! La verdad que yo cuando me dijeron que era Adam (sonríe). De hecho, el personaje tenía que ser un enano de verdad, y claro, me dijeron: “si no es un enano, habíamos pensado en Adam” y yo dije “hombre, ¡enano es!” (ríe a carcajadas). No es tan bajito al lado mío, pero es bajito. Me puse tan contenta cuando me enteré de que estábamos juntos en esto, porque es uno de mis mejores amigos. He compartido con él cosas tan bonitas… La verdad que volver a estar juntos es un alivio para mí.

¿Qué te aporta el teatro que no te aporta la televisión?
Hombre, el teatro es más personal. Estar cada día con un público delante, que bueno, claro que te va a juzgar, pero la televisión la veo de otra forma, supone muchísima más gente. Tú en el teatro tienes la posibilidad de ir evolucionando cada día, cada día te vas amoldando más; aprendes mucho en ese sentido. Luego en la tele, si estoy en un programa, soy yo misma. No hago un papel, y ahí sí que me la juego. Dependo de las palabras que diga. Por ejemplo, ahora siendo jurado tengo que tener mucho cuidado, son niños, ¿la gente qué va a pensar? Es que la tele realmente te expone mucho.
¿Y al revés? ¿Qué te gusta mas de la televisión?
Es que lo bueno y lo malo es que te ve mucha gente. Eso te ayuda a que puedas seguir trabajando en esto, es muy bueno para promocionarte. A parte, a mí me encanta el ritmo de la tele, me encanta tener a cámaras delante, me encanta que venga un regidor que te controla y te diga “venga, ahora tienes esto, ahora esto…”, a mí me encanta ese ritmo. Y también el público, que en la tele está muy entregado. No sé, sabes que ese público siempre va a estar entregado. En el teatro siempre tienes ese miedo, ese ¿quién sabe? Si no les gusta, no van a aplaudirte mucho.
“Torrente 5” ha sido uno de los grandes estrenos en España, nada más y nada menos que número uno en taquilla, ¿cuál crees que es el secreto?
Pues el secreto es que, a parte de llevar 5 (ríe) yo creo que Santiago sabe muy bien lo que hace. El público español busca cosas buenas. Torrente no es malo, o sea, quiero decir, el producto de “Torrente” está muy currado. Los cámaras que hay, la banda sonora…todo está muy cuidado. Lo que pasa es que el personaje de Torrente y el guión son para que el público se ría, se descojone de España y un poco de nuestras cosas malas, las que tenemos aquí. Yo creo que eso está bien, creo que esa es la clave, que es bastante sincero en ese sentido, y también muy casposo. A la gente le apetece ir al cine a reírse. Luego tienes “Ocho apellidos vascos”. Su clave yo creo que ha sido el rollo de vascos con andaluces, que es gracioso. Yo creo que es verdad, que hay ese prejuicio; que a mi no me mola nada, por cierto. Yo es que soy mallorquina. No soy catalana pero sí que tengo gente y amigos que se quieren independizar y tal, y yo pues estoy ahí, que ni me va ni me viene. Somos todos un país y ya está. Mola que tengamos muchos idiomas. Está bien reírse un poco de eso, como de las costumbre de España. Yo creo que ha sido esa la clave.
Y tú, como mujer, ¿qué piensas de los hombres como Torrente?
Uf…¡qué asco! (ríe) Es que es eso, a mi me produce asco. Yo antes de conocer a Santiago he ido a ver todas las pelis, entonces claro, quieras que no, te da asco. Yo he estado en el cine con mis amigos viendo “Torrente” y he dicho “¡qué puto asco de tío!”, Santiago quiere que veamos eso. Luego tú ves a Santiago y es un tío súper higiénico, huele súper bien; quiero decir, no tiene nada que ver con Torrente, que ya le ves.
¿Cómo ha sido tu experiencia en el musical “Hoy no me puedo levantar”?
Pues muy buena, la verdad. Sólo hemos estado ocho meses…¡qué penita!. Íbamos a hacer otra temporada, pero no ha podido ser y la verdad que ha sido triste porque ahí era…me lo pasaba tan bien…y era tan feliz… Eso de levantar un musical, de los primeros que había aquí en Madrid, que me acuerdo de él cuando tenía 16 años… Haber podido formar parte de eso es llevarme la mejor parte.
Y ahora, ¿tienes algún nuevo proyecto en mente?
Cuando he empezado a ensayar esto me ha salido otra obra teatral, que aún estoy en ello. Yo lo que pensé fue: “¿qué hago? Esto me gusta, pero es que me ha salido otra cosa que también me gusta…”. Por eso cogimos a otra chica, por si acaso yo no podía estar, porque yo no quiero joderles a ellos si de repente me tengo que ir ¿sabes? Por ahora no sé qué hacer, estoy ahí ahí, pero bueno.
Bueno y por último, tú que estás ahí, cuéntanos, ¿qué te parece el éxito que está teniendo “Pequeños gigantes”?
Pues estoy súper contenta, bueno, están todos súper contentos. Es que ahora lo de los niños, el rollo ese gusta tanto…son todos tan inocentes y tan bonitos que joe…yo lo he disfrutado tanto…Es el éxito de los niños, el éxito total. Y no sólo eso, sino también el formato. Yo creo que está muy bien no sólo que canten, sino que bailen. Y bueno los niños pequeños es que ya te meas (ríe a carcajadas).

:: “La cena de los malditos” podrá verse desde el 8 de octubre, de miércoles a sábado a las 21:30h en el Teatro Bo·Devil (C/ General Orgaz, 17). Ve y disfruta de la propuesta de ocio y cultura más innovadora y arriesgada de cuantas hayas visto. ENTRADAS DISPONIBLES EN: www.teatrobodevil.es y www.entradas.com.

Cita con… Angy

El Teatro Bo·Devil reabre sus puertas con el show "La cena de los malditos"

“LA CENA DE LOS MALDITOS” LLEGA AL TEATRO BODEVIL

El Teatro Bo·devil, en pleno centro de Madrid y con una historia de más de 70 años, reabre sus puertas para acoger un show en el que tienen cabida “lo mundano y lo elevado, el lujo teñido de provocación”. Escrita y dirigida por Marta Gutiérrez, y bajo la producción de Víctor Fernández, “La cena de los malditos”, que cuenta con las actuaciones de Angy y Adam Jezierski, supondrá el renacer tanto de este espacio escénico como del espíritu del vaudeville. | Por Raquel Jaro.

Los malditos son los proscritos, los hijos de los suburbios del París del siglo XXVIII y del Nueva York del siglo XIX. En el vaudeville lo grotesco y la belleza, los bajos fondos y las altas cunas, se mezclaban y divertían juntos; era una explosión de erotismo y desenfreno, un lugar donde lo diferente y extraño se valoraba y respetaba. El siglo XX trajo el brillo de los flashes y convirtió la fama y las fiestas solo en sinónimo de glamour, desterrando a estos personajes tan singulares como sensuales a las sombras de la sociedad y la cultura.
Un espectáculo rebosante de talento, un hilo argumental de lo más original, grandes voces, interpretaciones sobrecogedoras y un sin fin de números de lo más variados, que son acogidos por un espacio privilegiado como el Teatro Bodevil de Madrid. ¿Y si dijéramos que además todo esto se puede disfrutar mientras se degusta una exquisita cena? Así es “La Cena de los Malditos”, la propuesta teatral que rompe todos los esquemas.
“La cena de los malditos”, como todo espectáculo de variedades que se precie, cuenta con una maestra de ceremonias que guiará al espectador a través de este oscuro show, aunque vestido de vistosidad, con sus lentejuelas y sus plumas, que es el vaudeville. Madame Dissolue, interpretada por una grande del musical como Beatriz Ros, será la excepcional anfitriona y nuestra guía a lo largo del espectáculo y estará acompañada por su fiel compañero y lacayo, Notario, conocido en el vodevil americano como “General Tom Thumb”, interpretado por el popular actor Adam Jekierski.
La obra es una invitación a disfrutar de un espectáculo protagonizado por los “malditos”, artistas que han quedado condenados a representar los mismos números cada noche, a lo largo de los siglos, hasta el fin de los tiempos, en esta cápsula temporal en la que se convierte el Teatro Bodevil. Pero esta no será una noche más, “La cena de los malditos” nos presenta a Sara, interpretada por Angy (cuya alternante es la también talentosa Mey, que supone toda una revelación), una joven de nuestro tiempo que queda prendada por la voz de Gabriel, interpretado por Litus, y juntos nos regalaran una excepcional combinación de vocal.
Este hilo argumental se verá aderezado por un sin fin de números en los que acróbatas, bailarines y todo tipo de talentosos artistas que dan vida a extravagantes personajes, se fundirán con la vistosidad de la utilería y la escenografía de este bellísimo teatro, destacando asimismo los impresionantes figurines de Chaumen. Además, aquellos espectadores que así lo quieran podrán disfrutar también de un exquisito menú elaborado por un chef de la talla de Carlos Aceves.
¿Es teatro? ¿Es un musical? ¿Un cabaret? ¿Un show de acrobacia? ¿Un restaurante? Es “La Cena de los Malditos”, un espectáculo único en el que “lo terrenal se mezcla con el más elevado de los sentimientos, el amor”. Una combinación de talentos y una explosión de vitalidad que constituye una original alternativa de ocio. “La Cena de los Malditos”, sin duda, promete.

:: “La Cena de los Malditos”, dirigida por Marta Gutiérrez, se representa en el Teatro Bodevil (C/General Orgaz,17. Metro: Estecho), de miércoles a sábado a las 21:30. Precio: 15€ (Entrada Show Experience: espectáculo + copa), 45€ (Entrada Dinner Experience: cena + espectáculo) o 52,50€ (Entrada Night Experience: cena + espectáculo + copa) . Más información: www.teatrobodevil.es
El Teatro Bo·Devil reabre sus puertas con el show "La cena de los malditos"