Cita con… Pinturilla y la Pandilla Vainilla

“PINTURILLA NOS ENSEÑA A VER LA VIDA CON COLOR, CON OPTIMISMO Y CON MUCHA, MUCHÍSIMA FUERZA”

¡Pinturilla y la Pandilla Vainilla han vuelto! El pasado fin de semana, el Teatro Nuevo Apolo de Madrid recibía durante dos únicas funciones a estos dulces artistas del planeta Cupcake, que tras triunfar en el Teatro Compac de Gran Vía y llevar su espectáculo por otras ciudades españolas, vuelven para traer la creatividad y la alegría a todos los niños de Madrid. Además, la función del pasado domingo 7 fue un tanto especial pues, gracias a la colaboración de la Fundación Aladina, estuvo dedicada a los niños con leucemia de la capital. ¡Esperemos volver a avistar pronto su nave para que nos inunden con su energía! Hasta entonces, aquí os dejamos un pequeño (y dulce) tentempié para ir abriendo boca. | Por Raquel Jaro.

¿Qué nos cuenta “Pinturilla y la pandilla vainilla”?
“Pinturilla y la Pandilla Vainilla” vienen del mundo de los sueños y realmente Pinturilla fue en busca de la Pandilla Vainilla porque un soñador de la Tierra le dijo: “Tienes que venir y llenar todo el planeta de alegría, color y música” y ella dijo “¿Cómo lo hago? ¿cómo lo hago? ¡Pandilla Vainilla!” y fue a por ellos con esos instrumentos que tienen en el planeta Cupcake maravilloso y se bajo con ellos a la Tierra, para llenar de positivismo la Tierra.
¿Qué podéis decirnos de cada uno de los integrantes de esta banda tan dulce?
Milky (Juan Antonio Carrera): Pues yo soy Milky y soy el batería del grupo y toco la bizcocho batería. Soy un poco como el cool, el del buen rollo, pero en realidad por dentro soy un cacho de pan, un bizcochito.
Siro (Elena González): Yo soy Siro y toco los teclados-cream. No es por nada, pero soy la más intelectual del grupo, si es así, es así, y también soy la más tecnológica, estoy a la última de todo lo que pasa.
Cherry (Beatriz Olivares): Yo soy Cherry y soy la bajista del grupo, mi bajo es un donut. Soy la más pequeña y la más naíf. Estoy un poco en las nubes y ellos tienen que estar siempre un poco pendientes de mi, pero luego me tienen mucho cariño. Soy como el personaje que está siempre flotando.
Candy (Ruth Ge): Y yo soy Candy y toco la guitarra-strawberry. Soy un poco la más macarra del grupo.
Pinturilla (Jessica Estévez): Yo soy Pinturilla y tengo una mezcla en la personalidad, porque por un lado soy muy mágica, pero luego por otro, yo soy la guardiana de la llave, la llave que todos los niños necesitan para abrir la puerta al mundo de los sueños. Tengo como una historia ahí que se deja entrever, tengo mucha ternura y al mismo tiempo estoy muy loca, así que tengo una mezcla ahí un poco diferente, especial.
Pinturilla demuestra que es posible aprender mientras se disfruta de un espectáculo como este ¿creéis que el sistema educativo español peca de dejar poco espacio a la imaginación?
En general un poco sí, pero las cosas están cambiando. Nosotros somos optimistas, traemos el buen rollo e intentamos que sí, que en este espectáculo sea así, que cambien las cosas un poquito. Desde luego de aquí sales con ese positivismo y esa creatividad hasta arriba, con ese subidón de imaginación. Nos parece muy importante la creatividad para el público infantil y que sirva como paradigma en cualquier colegio, que se alimente y se fomente la creatividad y esto es un ejemplo de ello, porque aquí somos todos muy locos, muy imaginativos, muy creativos y los niños se lo pasan muy bien, demostrando que no tiene porque ser una cosa aburrida para aprender ciertos valores y ciertas cosas. En concreto hay un número, que no vamos a desvelar, en que de verdad hacemos que desarrollen su creatividad, ahí lo dejamos, hay sorpresas (risas) ¡Tenéis que venir para verlo!

Y, ¿qué pretenden enseñar a los niños estos recién llegados del Planeta Cupcake?

A ver la vida con color, con optimismo y con mucha, con muchísima música, y sobre todo con muy buen rollo. Si es que, al final, la cuestión de la felicidad también es una cuestión del interior, de saber estar, de positivizar, de energía. Los niños se llevan una hora de mucha magia, de energía porque salen y ya se tienen que ir a casa a acostar (risas) ¡Los agotamos! Nos gusta decir que es un formato diferente porque al final no es teatro, es una especie de concierto con un hilo conductor, un tema detrás de otro y desde que entramos, ¡a cañón! Los niños al final forman una pista de baile que a los padres les da al principio un poco de cosa pero desde aquí tenemos que decir que no pasa nada ¡que se animen a bailar que no pasa nada! Ni se dan golpes, ni se pierden. Los vemos ahí y desde el segundo tema tienen ya ganas de salir y están ahí como cohibidos y les tienen que dejar que se dejen llevar, porque se lo pasan a tope. Tienen que venir bien desayunados, eso sí.
Así que la obra es más bien un concierto…
Sí, es un concierto en el que participan los niños, pero también los adultos ¡y participan bastante! Los niños están todo el rato participando, interactuamos bastante con ellos.
Y acerca de la función benéfica del domingo, ¿qué podéis contarnos? ¿a que fin va destinada?
Pues colaboramos con la fundación Aladina, que ayuda a los niños con cáncer. Ya hemos hecho más cosas con ellos, el otro día estuvimos en el Hospital El Niño Jesús, en la planta de oncología infantil y estuvimos bailando y jugando con los niños y la verdad es que para ellos fue una sorpresa y una alegría ¡Fue una tarde muy divertida! Y para nosotros verles sonreír lo más grande. Estos eventos, sobre todo el del domingo 7, tienen ese trasfondo y la verdad es que hay que dar las gracias también a todas las empresas que han colaborado porque es que se han movido muchísimo y han hecho todo esto posible al final. Nosotros ponemos nuestro granito de arena pero hay mucha más gente que no se ve, que está ahí detrás, que lo ha hecho posible, que ha colaborado y una parte del dinero obtenido de las entradas se recauda para la causa, o sea que todo el mundo ha aportado de una manera u otra y este evento del día 7 nos hace especial ilusión.
¿Cuál es la parte que más disfrutáis del espectáculo?
Todo. (risas) Es muy difícil escoger porque es un espectáculo muy completo y todos hacemos lo que más nos gusta, que es cantar y actuar y encima el contacto constante con los niños es que es emoción de principio a fin. Quizás nos quedaríamos con los números del final porque ya todos los niños lo han dado todo, están por aquí abajo revoloteando y nosotros estamos tocando como si fuéramos los Rolling Stones, es una revolución.

Tiene pinta de haber sido muy divertido preparar este espectáculo, ¿Alguna anécdota que podáis confesarnos?
Candy: ¡Yo tengo una! Cuando grabamos el videoclip de “No te enfades”, que estábamos en el cole, íbamos corriendo como locos por los pasillos con nuestros instrumentos y me tragué una pared (risas) y se me rompió un poco mi guitarra, pero luego, como soy muy apañada pues ya puse unos tornillitos y se arregló.
Todos: Vamos, que la partió en dos.
Candy: Se partió un poco. Es que yo me emociono ¡y me vengo arriba! (risas)
(A Pinturilla, Jessica Estévez) El trabajo creativo os lo repartís Isaac (Isaac Ordoñez) y tú, ¿qué podéis contarnos de este proceso?
Isaac y Jessica: ¡Nos peleamos todos los días! (risas) No, no es verdad. Nosotros tenemos un estudio cada uno y nos estamos complementando todo el rato, la verdad es que nos levantamos ilusionados, lo mismo a las cinco de la mañana, a las ocho que a las doce, que a las cuatro de la tarde. El proceso creativo es un poco loco en casa ¿no?, nos levantamos un día “¡Oye que se me ha ocurrido esto!” “Ala, ¡que bueno!” o “Ala, ¡que malo!”, estamos así todo el rato. Lo compartimos todo bastante, lo ponemos todo muy en común, lo contrastamos continuamente, para el guión, para las escenas, para los personajes… para todo estamos los dos ahí dándole vueltas. Esto es también porque somos muy afines, nos ponemos fácilmente de acuerdo, siempre buscamos lo mismo, eso es lo más importantes.

Así que todas las canciones son originales…

Isaac y Jessica: Sí, sí, todas son originales y no sólo las canciones. En esto si que nos gustaría insistir, todo es original: personajes, guión, diseño, atrezzo, canciones… todo, todo. Nuestra apuesta es precisamente hacer todo, todo original. Esa también es nuestra pelea con los medios y con la gente que nos ofrece entrar en el proyecto y todo esto. Nos sigue mucha gente ya desde el año pasado y ya se saben las canciones y todos los niños las cantan, y también los padres, claro. Vamos teniendo bastantes fans, tenemos en Facebook casi 6.000 seguidores, que no está mal y el videoclip de “Estoy Mala” tenía ya casi 19.000 visitas. Así que cada vez tenemos más gente que nos conoce y viene a vernos, vamos poquito a poquito.
¡Muchas gracias por recibirnos!
¡A vosotros!
Cita con… Pinturilla y la Pandilla Vainilla