Crítica de "Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1", dirigida por Francis Lawrence.

ARTICULO POR DAVID MARTÍNEZ

SINSAJO: UNA CHICA ENTRE LLAMAS Y PANTALLAS

Película: Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 1. Título original: The Hunger Games: Mockingjay – Part 1. Dirección:Francis Lawrence. Guión: Danny Strong (Novela: Suzanne Collins).  Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Stanley Tucci, Julianne Moore, Philip Seymour Hoffman, Jeffrey Wright, Donald Sutherland, Toby Jones, Jena Malone, Sam Claflin. Guion: Danny Strong; basado en la novela de Suzanne Collins. Producción: Nina Jacobson y Jon Kilik. Distribuidora: eOne Films Spain. Estreno en España: 21/11/2014. Puntuación: 4/5.

Sinopsis: Tras “Los Juegos del Hambre” (2012) y “Los Juegos del Hambre: En llamas” (2013), es la tercera entrega de la saga. La crónica futurista de Katniss Everdeen entra en un nuevo mundo. Los juegos han quedado totalmente destruidos para siempre, pero la lucha para sobrevivir está a punto de intensificarse. Katniss tendrá que hacer frente a obstáculos imposibles, observada por una nación llena de esperanza, y hacer uso de todo su coraje y su fuerza contra el todopoderoso Capitolio. Entonces se da cuenta de que no tiene más opción que extender sus alas y personificar en cuerpo y alma el símbolo del Sinsajo. Aunque solo sea para salvar a Peeta, deberá convertirse en una líder.

Por fin ha llegado a nuestras carteleras la esperada película que lleva ya tiempo anunciándose en marquesinas, vallas publicitarias y que incluso ha invadido el Metro de Madrid. Se trata de “Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1”, adaptación de la última novela de la ya conocida escritora Susanne Collins y que llega con ganas de ser otro éxito en taquillas. Pero, ¿qué tiene esta cinta que no tiene sus predecesoras? Pues para empezar encontramos a una Katniss – papel bordado una vez más por Jennifer Lawrence- menos cooperativa, a luchas en contra del Capitolio – o eso parece al principio-; también contamos con Gale, personaje que ha pasado sin pena ni glorias en las películas anteriores, y que por fin da la oportunidad a Liam Hemsworth de mostrar su talento para dejar constancia que su personaje también puede luchar contra el mal. 
La acción transcurre en dos espacios entendibles para todo público: el bien y el mal. El primero sería el Distrito 13, que se convierte en el corazón – enterrado, eso sí- de una revolución que apenas ha empezado. Allí veremos a la presidenta Alma Coin, interpretada por una fría Julianne Moore, que maneja todo el cotarro junto con la ayuda de Plutarch, papel perteneciente al ya fallecido Philip Seymour Hoffman. El segundo espacio sería el Capitolio, donde veremos al malo, malísimo e insensible presidente Snow, el cual organiza uno de los mejores momentos de la película al utilizar el Distrito 13 como campo de uno de los septuagésimos sextos juegos del hambre. Y es que, en la escena tememos por la vida de Prim, hermana de Katniss, la cual decide irse en busca de su gato en pleno bombardeo hacia el Distrito, aunque por suerte nuestra heroína decide ir en busca de su hermana y salvarla otra vez, como ya lo hizo al principio de esta tetralogía. 
A diferencia de las anteriores cintas, esta cuenta con una duración más corta para que podamos ir al servicio al final de la película y no durante. No creemos que haya sido por cuestiones económicas, que también, pero el hecho de esta división hace que la primera se convierta en una introducción a la que nos espera el año que viene. Por ello, los guionistas han estado acertados al ser fieles al libro y en la idea de que finalizase en el momento mejor de la película, el rescate de Peeta. Pero en definitiva, Francis Lawrence ha sabido realizar un magnífico trabajo al estar una vez más a la altura de una adaptación que será mirada con lupa por todos los seguidores de la saga. Da al público lo que quiere: intriga, acción, sorpresa y que salgamos del cine con ganas de más, pero eso lo tendremos el año que viene. Panem hoy, Panem ¿mañana?
Lo mejor
– El triángulo amoroso entre Gale-Katniss-Peeta desaparece.
– Momentos de acción en los que no te preparas para lo que puede suceder.
– Las apariciones de Philip Seymour Hoffman. 
Lo peor
– Dividir Sinsajo en dos películas ha perjudicado a esta primera parte al quedar más insustancial. 
Anuncios
Crítica de "Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1", dirigida por Francis Lawrence.

Crítica de "Escobar: Paraíso Perdido", dirigida por Andrea Di Stefano

ARTÍCULO POR RAQUEL JARO
NADIE ESCAPA DE PABLO ESCOBAR

Título: “Escobar: Paraíso Perdido” (“Escobar: Paradise Lost”). Director: Andrea Di Stefano. Guión: Andrea Di Stefano. Reparto: Benicio del Toro, Josh Hutcherson, Claudia Traisac, Brady Corbet, Carlos Bardem. Distribuidora: Entertainment One Films Spain. Fecha de estreno: 14/11/2014. PUNTUACIÓN: 3/5
Sinopsis: Nick es un joven canadiense que decide ir a visitar a su hermano a Colombia, donde tiene un pequeño comercio junto a la playa. Allí, el joven Nick busca seguir su sueño de dedicarse al surf, pero cuando comienza un idilio con la bella María su vida cambiará para siempre. Y es que resulta que María es, ni más ni menos, la sobrina de Pablo Escobar, el mayor narcotraficante que ha conocido Colombia.

El 14 de noviembre llega a las pantallas españolas un nuevo retrato del narcotraficante colombiano por excelencia y fundador del Cartel de Medellín, el poderoso Pablo Escobar, bajo la dirección de Andrea Di Stefano. Sin embargo, “Escobar: Paraíso Perdido” nos acerca a la realidad del narcotráfico colombiano y al personaje de Escobar desde una perspectiva distinta: la de Nick, el novio canadiense de su sobrina.
Esta claro que “Escobar: Paraíso Perdido” ofrece una mirada distinta de lo que se conoce de la figura de Pablo Escobar, sin embargo, en este caso, esta versión de la historia que aporta Andrea Di Stefano, puede ser considerada un arma de doble filo. Por un lado, denota originalidad y permite al espectador adentrarse en un perfil distinto del narcotraficante, conocer su cara de hombre de familia, tan alejada de la crueldad por la que suelen guiarse sus acciones. Sin embargo, este punto de vista tan centrado en la visión de Nick lleva la trama a la banalidad propia de una historia ñoña de amor adolescente. Además, el hecho de que Nick sea canadiense hace que su mirada distancie mucho al espectador de la realidad de Colombia, pues es fácil juzgar una cruenta realidad como la que se presenta sin estar inmerso ni ser partícipe de ese mundo.
A pesar de esto, la película nos regala, por un lado, la magnífica interpretación de Benicio del Toro como Pablo Escobar, pero también la de Josh Hutcherson en el papel del joven Nick, que cada vez más va afianzando su posición en el panorama cinematográfico demostrando que no sólo sirve para dar vida a los personajes de exitosas sagas comerciales (“Los juegos del hambre”), sino que también es capaz de dotar a sus interpretaciones de una gran madurez. El clima de tensión y agobio que se respira durante todo el filme también es algo a rescatar, pues la música, la ambientación o los diálogos aportan gran dinamismo a una cinta que, a pesar de su insulsa trama, merece la pena ver aunque sólo sea por que un animal escénico como Benicio nos haga estremecernos de vez en cuando, aunque ocupe la pantalla menos de lo que nos gustaría.
Lo mejor
– El gran Benicio del Toro en estado puro.
– Una promesa como Josh Hutcherson en uno de sus mejores papeles.
– La tensión y agobio que se genera durante toda la cinta.
Lo peor
– La banal e insulsa trama de amor en la que se convierte el eje central de una película con un trasfondo tan duro al que se le podría haber sacado mucho más partido.

Crítica de "Escobar: Paraíso Perdido", dirigida por Andrea Di Stefano