Crítica de "REC4", dirigida por Jaume Balagueró

ARTÍCULO POR CRISTINA HERNÁNDEZ

BOAT PARTY

Título: [Rec]4. Dirección y guion: Jaume Balagueró. Reparto: Manuela Velasco, Paco Manzanedo, Héctor Colomé, Ismael Fritschi, Críspulo Cabezas, Paco Obregón, Mariano Venancio, María Alfonsa Rosso, Cristian Aquino, Javier Laorden, Carlos Zabala. Guion: Manu Díez y Jaume Balagueró. Distribuidora: Filmax. Estreno en España: 31/10/2014. Calificación por edades: No recomendada para menores de 16 años. Puntuación: 3/5.

Sinopsis: Ángela Vidal, la joven reportera que entró en el edificio con los bomberos, logra salir convirtiéndose en la única superviviente, pero lo que el ejército no sabe es que dentro lleva una extraña infección. Ángela será llevada a un centro de máxima seguridad a varias millas de la costa, completamente aislado y rodeado de agua por todas partes. Un viejo petrolero que ha sido acondicionado para la cuarentena.


Jaume Balagueró estrena la esperada nueva entrega de la saga REC, un cuarto título que retoma con la reportera Ángela Vidal la continuación del arranque de los sucesos que le ocurrieron cuando fue a grabar un reportaje a un edificio del que acabó siendo la única superviviente.

Los fans de la saga REC volverán a reencontrarse con la protagonista con la que Jaume Balagueró arranco esta colección de títulos “terroríficos”. Un (¿)cierre(?) flojo, muy flojo, que a pesar de ser entretenidillo se queda muy lejos de cumplir las expectativas puestas en esta cuarta cinta. Y es que, sin rastro alguno de ese apocalypsis prometido, el aislamiento de la reportera, junto con un par de militares empotradores y la única superviviente de la boda sangrienta de “REC3”,  además del trajín de personajes que anda en un pesquero que da para muy mucho, se convierte en una boat party de temática halloween demasiado divertida.

Quizás, lo más destacable de “REC4” sea ese raccord bien conseguido con el que Balagueró nos sitúa en el punto final de “REC”, con la entrada al edificio en el que se encuentra la reportera Ángela Vidal de un cuarteto de militares bien fornidos que acuden a su rescate. A partir de ahí, la trama de esta entrega sucede en una única localización que da para mucho: ciencia, acción y hasta su rollo a lo “Gran Hermano” dan forma a una fiesta en alta mar rollo “The walking dead” versión precuela made in Spain. Con zombies de proa a popa, aunque menos de los que cabría esperarse, este festín de golpetazos de los que duelen y estrujan cráneos con gran facilidad hace que el espectador pase un rato ameno con su buena dosis de humor (¿) intencionado (?). Aunque el resultado no es el esperado, y los contras sean más que los pros, la cuarta entrega de REC se gana el aprobado gracias a invitarnos a una boat party de muerte.

Lo mejor
– Consigue resultar entretenida.
– El fin de fiesta.

Lo peor
– El batiburrillo de personajes que intervienen en la trama sin ton ni son.
– Los monos asesinos… WHY!?
– Interpretaciones planas.
– Previsibilidad.
– Tensión que se convierte en diversión.

Crítica de "REC4", dirigida por Jaume Balagueró