Crítica de "La reconstrucción", dirigida por Juan Taratuto

NUEVOS COMIENZOS

Título: La Reconstrucción. Director: Juan Taratuto. Reparto: Diego Peretti, Claudia Fontán, Alfredo Casero. Una producción de Concreto Films, CineAr y Telefónica Studios a través de Telefe. Distribuidora en España: 39 Escalones Films. Estreno en España: 26/01/2015. Puntuación: 3’5/5. 
Sinopsis: Eduardo (Diego Peretti) es solitario, eficiente en su trabajo y vive ajeno a cualquier tipo de emoción. Parece haber archivado sus sentimientos en uno de los cuartos de la casa en la que habita. Su rutina se ve alterada cuando es invitado a trasladarse unos días hasta la ciudad argentina de Ushuaia. El reencuentro con un viejo amigo y su familia hacen que algo en él renazca, permitiéndole reconstruir su pasado, su presente y quizá su futuro.

Este viernes se estrena en nuestro país “La reconstrucción”, la cinta argentina firmada por Juan Taratuto, un melodrama silencioso protagonizado por un soberbio Diego Peretti.

Pequeña, sencilla y de una complejidad emocional realmente punzante, la nueva película de Juan Taratuto nada tiene que ver con sus anteriores taquilleros trabajos como “No sos vos, soy yo” (2004), “¿Quién dice que es fácil?” (2007) y “Un novio para mi mujer” (2008).  “La reconstrucción” es otro éxito argentino que lleva desde el 2013 consiguiendo premios en diferentes festivales por los que ha sido proyectada: galardonada con el premio FIPRESCI a la mejor película en la SEMINCI de Valladolid, el Premio Sur -Argentina- al mejor guión original (el equivalente a los Premios Goya españoles), y varios merecidos reconocimientos a Diego Peretti, su brillante actor protagonista.  

Junto a Peretti, Claudia Fontán y Alfredo Casero completa el trío que sustenta este melodrama contado a través de un guion apuntillado por el poder narrativo del silencio, un cuarto personaje de esta historia en la que el dolor puede llegar a entenderse como una nueva oportunidad, la apertura a un nuevo e inesperado camino de la vida. Taratuto no pretende conmover a través de pretenciosos elementos, sino todo lo contrario. La emoción intrínseca que desprende en sí el resquebrajo emocional tras uno de esos duros golpes de la vida es el motor de esta película que retrata como la soledad de un aparentemente hombre insensible llamado Eduardo, ve rota su coraza tras convertirse en el mástil de carga de la familia y negocio que deja un amigo tras morir repentinamente. Con el objeto de ayudarles a superar la pérdida, los cuatro afrontarán esta nueva situación intentando que la cotidianidad ilumine de nuevo este segundo round que la vida les ha impuesto. Grandes interpretaciones, GRANDE Peretti, y los inteligentes y directos diálogos de este film configuran esta gran propuesta cinematográfica que apuesta por sacar lo positivo de las nuevas oportunidades, de los nuevos comienzos (impuestas) por la vida.
Crítica de "La reconstrucción", dirigida por Juan Taratuto