Crítica de "Vampire Academy", dirigida por Mark S. Waters

ARTÍCULO POR ADOLFO PARDO

MÁS VAMPIROS EN LAS CARTELERAS
Titulo: “Vampire Academy”. Director: Mark S. Waters. Reparto: Zoey Deutch, Lucy Fry, Sarah Hyland, Danila Kozlovsky, Joely Richardson, Olga Kurylenko, Gabriel Byrne. Guión: Daniel Waters (Basado en la novela de Richelle Mead). Distribuidora: eOne Films Spain. Estreno en España: 25/07/2014. Puntuación: 2’5/5
Sinopsis: Como a la mayoría de las adolescentes, a Rose y a Lissa les gustan los chicos, van de compras al centro comercial y se sienten incomprendidas. Pero entre ellas y las demás hay una gran diferencia: son vampiresas. Lissa es una princesa que desciende de la dinastía Moroi, y Rose es la guardiana encargada de protegerla. Tras escapar de la Academia St. Vladimir, son obligadas a volver, y Rose queda bajo el estricto control de su estoico mentor, Dimitri, aunque pronto se dará cuenta de que se siente atraída por él. Mientras tanto, Lissa se ve obligada a afrontar terribles peligros.

Rose y Lissa tienen que volver al hermetismo de la Academia St Vladimir, sin embargo las cosas por allí son muy distintas desde que se fueron. La señora Karp ha desaparecido, en el instituto hay una nueva abeja reina, y por si fuera poco, todo parece ir en su contra. Por suerte, siempre se tienen la una a la otra.
Waters vuelve y lo hace con “Vampire Academy”. Esta nueva cinta se centra en la historia de Rose y Lissa, dos adolescentes muy especiales y distintas al resto, pues son nada más ni nada menos que vampiras. Rose es la guardiana de Lissa, ambas sienten un fuerte vínculo, se entienden y saben lo que siente su amiga en todo momento. La película comienza cuando deben volver a la Academia Sr. Vladimir tras su huida. Tendrán que hacer frente a un gran número de problemas, desde un primer romance, pasando por detener un bullying aparentemente injustificado hasta una amenaza mayor sobre la propia vida de Lissa.
“Vampire Academy” es todo aquello que una quinceañera quiere en la gran pantalla, ropa bonita, chulos de playa, chicas monas, instituto y por supuesto el componente más importante, vampiros, porque reconozcámoslo, no hay nada más sexy. Tampoco faltan las fiestas de los más guays del cole con sangre como bebida, ni aquella chica más pringadilla que desea abrirse entre el “status quo” del lugar. La película es un topicazo continuo, aunque eso sí un topicazo entretenido, porque si dejamos a un lado todas estas cuestiones, “Vampire Academy” es divertida y te hace pasar el rato, no de la mejor manera, pero lo consigue. De vez en cuando te ríes y te alegras un rato las vistas, que no está de más.
A pesar de que la película no recaudó más de 15 millones de euros en todo el mundo, se planteó no hace mucho realizar una secuela para 2015, que tendría por nombre “Frostbite”. Para ello y debido a que fue por reclamo popular por parte de fans, desde la productora decidieron realizar una campaña crowdfunding para la financiación de la película. Es una gran propuesta, y una muestra de que la economía colaborativa funciona, pudiendo sacar adelante proyectos de gran envergadura, como es toda una película de Hollywood, que necesita de presupuestos millonarios. Y es que, parece que el crowfunding es el nombre del futuro del cine, de un cine de calidad esperemos, pues con fenómenos como este de pequeñas aportaciones se obtienen grandes ideas, grandes ideas que se materializan y que ya son parte la realidad. Esperemos que “Frostbite” corra esa suerte y que vea la luz en 2015.
:: Mientras tanto, esperemos a ver como se recibe “Vampire Academy” en nuestro país, que a partir de este mismo viernes tendréis disponible en el cine de al lado de vuestra casa. Pincha aquí para ver el tráiler.
Crítica de "Vampire Academy", dirigida por Mark S. Waters