Llega "Verónica", un montaje en el que la protagonista te observa. Y no es para bien‏

ARTÍCULO POR ENRIQUE CALVO

TERROR EN EL TEATRO

Ana Villa, Cecilia Solaguren, Lorena Berdún y Silvia de Pé dan vida al texto de Carlos Molinero, un texto que hará que el espectador tiemble en su butaca, y es que el terror de “Verónica” que ha sido prorrogado en el Teatro Maravillas de Madrid para llenar la sala de sangre y terror.

Muchas personas han querido sentir el terror puro en el Teatro Maravillas, y es que “Verónica” es algo más que una obra de teatro: si ves una película de miedo en tu casa y te asusta demasiado siempre puedes apagar la TV. En el cine siempre hay una salida. En el túnel del terror nadie puede tocarte. En “Verónica” no hay botón de apagado. No hay salida. Pero tranquilo, nadie tocará tu cuerpo. De tu alma… no podemos asegurarte nada.
En 1988 Verónica murió con unas tijeras clavadas en las tripas en la fiesta de 3ºE para el viaje de fin de curso. Un suicidio inexplicable para todo el mundo excepto para sus cuatro mejores amigas. Ellas sabían que esa muerte estaba relacionada con una sesión de espiritismo realizada días antes. Pero muertas de miedo no se atrevieron a decir nada y siguieron con su vida como pudieron. 25 años después vuelven a donde ocurrió todo. Pero Verónica no ha vuelto. Ella nunca se fue.
Una experiencia inolvidable entre el recuerdo y el terror. Una invocación en directo de consecuencias imprevisibles. Un canto a la amistad más allá de la nostalgia, el tiempo y la muerte.
Llega "Verónica", un montaje en el que la protagonista te observa. Y no es para bien‏