Crítica de "Birdman", dirigida por Alejandro González Iñárritu

ARTÍCULO POR CRISTINA HERNÁNDEZ

LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA A ESCENA


Título: Birdman. Director: Alejandro González Iñárritu. Reparto: Michael Keaton  (Riggan), Emma Stone (Sam), Zach Galifianakis (Jake), Edward Norton (Mike), Naomi Watts (Lesley), Andrea Riseborough (Laura), Amy Ryan (Sylvia). Guion: Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris y Armando Bo. Distribuidora: Hispano Foxfilm. Estreno en España: 9 Enero 2015. Puntuación: 5/5.

Sinopsis: Comedia negra que cuenta la historia de un actor -famoso por dar vida a un emblemático superhéroe- que lucha por montar una obra de teatro en Broadway. En los días que preceden a la noche del estreno se enzarza con su ego y trata de recuperar a su familia, su carrera y a sí mismo.

Grandiosa cinta de Iñáritu. El director mexicano vuelve a demostrar el desbordante talento que tiene con “Birdman”, una magistral comedia dramática rodada en plano secuencia que divierte y emociona desde el minuto uno. Un entretenimiento con un guion y una puesta en escena tan inteligente como sobresaliente. 

La inesperada virtud de la ignorancia es la premisa del soberbio guion que teje “Birdman”, una propuesta cinematográfica que llega hoy a nuestro cines tras conocerse sus 10 nominaciones en los próximos Premios Bafta. Y no es para menos, porque el nuevo trabajo del cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu es una absoluta maravilla. Del guion al reparto, pasando por su planificación y dirección, esta comedia dramática es asombrosa y placentera en todos sus aspectos. Inteligente, sarcástica, fantástica y fresca, este título es uno de los grandes estrenos con los que arranca este nuevo año.

A la altura de la propuesta está el disfrute que provoca el trabajo de Michael Keaton, el protagonista de este film, que sin máscara de Batman se mete en la piel de Riggan Thomson, un actor que, tras vivir años de gloria gracias a las cintas sobre el superhéroe Birdman, ahora se encuentra en declive y ocupado en montar una obra en Broadway – “De qué hablamos cuando hablamos de amor” de Raymond Carver- con la que pretende relanzar su carrera y demostrar su talento al margen del estigma profesional del que acusa a ese “hombre pájaro”. Un papel autorreferencial con el que entrelíneas se puede comprobar cómo Thomson reclama su regreso a la acción. Junto a él, Zach Galifianakis, Edward Norton, Andrea Riseborough, Amy Ryan, Emma Stone y Naomi Watts completan el reparto de esta cinta de matrícula.

Durante las dos horas de discurso, “Birdman” hace un repaso mordaz a los diferentes elementos que intervienen en la configuración de un éxito de una propuesta cultural, ejemplarizando en este caso con una obra de teatro o un tipo de cine: actores, industria, los propios críticos y el público que consume estos productos no se libran de la crítica que plantea Iñárritu en esta fascinante película, en este vodevil cargado de humor negro, cuyo disfrute nos hace testigo de un juego absolutamente brillante estructurado bajo una planificación secuencial sobresaliente en el que el mayor de los objetos es remarcar el poder de vivir soñando, el poder de la imaginación frente a una aburrida realidad. 

Crítica de "Birdman", dirigida por Alejandro González Iñárritu

Crítica de "Big Eyes", dirigida por Tim Burton

PINCELADAS EXPRESIONISTAS 

Título: Big eyes. Director: Tim Burton. Reparto: Amy Adams (Margaret Keane), Christoph Waltz (Walter Keane), Danny Huston (Dick Nolan), Krysten Ritter (DeeAnn), Jason Schwatzman (Ruben), Terence Stamp (John Canaday). Distribuidora: eOne Films Spain. Estreno en España: 25/12/2014. Puntuación: 3’5/5.

Sinopsis: “Big eyes” se centra en el despertar de Margaret como artista, en el fenomenal éxito de sus pinturas y la tumultuosa relación que mantuvo con su marido, catapultado a la fama mundial mientras se llevaba todo el crédito por el trabajo de Margaret.

A pesar de no ser una de las grandes películas de Tim Burton, la historia real retratada en “Big Eyes” tiene pinceladas tan espléndidas que le convierten en uno de los últimos grandes estrenos del 2014. Nominada a tres globos de oro, Amy Adams y Christoph Waltz empastan con absoluta brillantez configurando una expresionista fotografía sesentera.    
Nominada a tres globos de oro, la nueva obra de Tim Burton quizás sea esa excepción en la que se convierte en algo más difícil ver el toque característico del cineasta. A pesar de no ser una obra redonda, cuanto más pienso en ella más me gusta “Big eyes”. Y sí, en concreto por su historia, por la realidad que cuenta, por la historia que rescata Burton y convierte en una sucesión de fotogramas impregnados de un alud expresionista. Basada en la historia real de Walter Keane, uno de los pintores más exitosos de los años 50 y principios de los 60, un artista que aprovechó su fama para revolucionar el mundo del arte con la comercialización y accesibilidad al arte popular a través sus pinturas de niños con grandes ojos. Un negocio que no era como el mundo se pensaba, y es que, una gran mentira fue creciendo hasta tomar un tamaño considerable, pero que no evitó que la verdad saliera a la luz y se descubriera que toda la obra de Keane en realidad era trabajo de su mujer Margaret.

“Big eyes” es un intrarretrato expresionista que homenajea en cierta medida el poder que envuelve el mundo del arte y que va directamente al grano. A través de Margaret, interpretada por una excelente y magnética Amy Adams, vamos siendo testigos de la emotividad y talento de esta artista semiclandestina. Huyendo de un lugar a otro, y saltando de un marido a otro, su hija y sus cuadros son las únicas posesiones a las que se aferra a conservar por encima de todo. Una vez conoce al embaucador de Walter, un pintor de paisajes parisinos, arranca la historia que Tim Burton nos cuenta a través de un guion construido a base de altibajos muy apreciables, pero cuyo tramo final alcanza tal punto álgido tragicómico que logra dejarnos con un agradable sabor de boca. Todo un retrato pulido con una maravillosa banda sonora de Danny Elfman, en la que participa Lana del Rey interpretando dos de los temas principales, y un asombroso y absolutamente brillante Christoph Waltz.

Crítica de "Big Eyes", dirigida por Tim Burton