Crítica de "Las ovejas no pierden el tren", dirigida por Álvaro Fernández Armero

ARTÍCULO POR CRISTINA HERNÁNDEZ

KEEP CALM AND BE RURAL

Título: Las ovejas no pierden el tren. Director y guionista: Álvaro Fernández Armero. Reparto: Inma Cuesta, Raúl Arévalo, Candela Peña, Irene Escolar, Alberto San Juan, Jorge Bosch, Kiti Mánver. Distribuidora: eOne Films Spain. Estreno en España: 30/01/2015.

Sinopsis: Luisa y Alberto se han visto abocados a irse a vivir al campo, pero la idílica vida rural enseguida empezará a mostrar su cara menos amable. A pesar de que la pareja no atraviesa por sus mejores momentos, Luisa está obsesionada con tener un segundo hijo, aunque el precio sea el sexo más apático imaginable. Quien ni se plantea pisar el campo es Juan, el hermano de Alberto, quien con 45 años y periodista en horas bajas, sale con Natalia, una joven entusiasta de 25 años en la que ve una tabla de salvación, aunque no haya previsto las locuras propias de su edad. Por su parte la hermana de Luisa, Sara, está acostumbrada a canalizar su ansiedad a través de los hombres, con quienes no acaba de encajar, hasta que aparece Paco, un periodista deportivo que parece incluso dispuesto a llevarla al altar. O eso cree ella…

Fernández Armero estrena “Las ovejas no pierden el tren” esta semana, una comedia sencilla de carácter distendido. Un disfrute protagonizado por un elenco fantástico cuyas interpretaciones son lo mejor de esta cinta. Ojo a la Sara de Candela Peña, absolutamente tronchante. 

El director de “Salir pitando”, “El arte de morir” y “Brujas” es el autor y director de la comedia “Las ovejas no pierden el tren”, uno de los estrenos de esta semana. Haciendo uso de la sencillez y su identificativo sello made in 90’s, esta cinta es un pequeño manifiesto de la nueva vida cotidiana, un retrato de familias actuales conectados en una trama divertida y optimista en la que los problemas y las crisis son enfrentados de manera creativa y sorprendente. Una propuesta cinematográfica que cuenta con un elemento absolutamente destacable: un elenco de 10. Y es que, las interpretaciones que se marcan Raúl Arévalo – siempre extraordinario -, Inma Cuesta, Kiti Mánver, Alberto San Juan, Irene Escolar y Candela Peña son lo mejor de este distendido título que aúna las prisas de la ciudad y la tranquilidad del campo.

Los problemas de pareja, la dificultad de lidiar con la familia y el caprichoso destino, que siempre tiene unos planes diferentes a los que nos habíamos marcado, son las temáticas que repasa este predecible, aunque entretenido guion.  Una nueva vida en un pueblo fuera del radio de la ciudad, marca el desarrollo de esta trama. El matrimonio formado por Luisa y Alberto – ¡qué buena pareja que hacen Cuesta y Arévalo! – son los que van presentando el abanico de personajes, tan particulares como peculiares, que les rodean. Si bien Armero plantea un discurso que invita meditar sobre la forma de vivir el día a día – mención destacable al conmovedor paréntesis ante tanta comicidad con el del padre con Alzheimer y el desgaste que supone para la familia sobrellevarlo-, el lenguaje jocoso que tiñe la cinta convierte “Las ovejas no pierden el tren” es un disparatado film que garantiza risas, y en concreto gracias a una brillante Candela Peña, cuyo personaje provoca los momentos más tronchantes de la película.

Anuncios
Crítica de "Las ovejas no pierden el tren", dirigida por Álvaro Fernández Armero